El sistema de salud dominicano debe prepararse para atender en los próximos cinco a diez años los primeros casos de traumas acústicos por ruido debido a la cultura de la actual generación de niños, adolescentes y jóvenes del uso constante de audífonos donde se exponen a altos volúmenes de ruidos.

La alerta fue hecha por el otorrinolaringólogo Freddy Ferreras, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del hospital Salvador B. Gautier y con amplia experiencia en el ejercicio privado de la especialidad, tras señalar que ese tipo de traumas empieza a presentarse a largo plazo y que ya hay países que están diagnosticando esa patología.

El trauma acústico por ruido consiste, explica el especialista, en ir perdiendo poco a poco la audición de forma tan ligera que las personas no se dan cuenta y por lo tanto no buscan ayuda, hasta que va avanzando a la sordera, la cual es irreversible cuando es ocasionada por ruidos.

Los sonidos finos

“Primero se pierde la audición para los sonidos muy finos, lo cual la persona no nota ya que la gama de sonidos de la vida diaria está en los sonidos medios como son la conversación. Es decir se va perdiendo la nitidez para escuchar, por ejemplo si escuchas una orquesta sinfónica quizás los violines no los escuches bien, pero no te das cuenta hasta que no pasa el tiempo y empieza a perderse la gama de sonidos medios y de ahí se pasa a la sordera”, explica el especialista.

Dijo que la generación de muchachos que utilizan frecuentemente esos dispositivos, que cada vez son más poderosos y sofisticados, no tiene tanto tiempo y esos traumas son a largo plazo, por lo que entiende que será dentro de cinco o 10 años cuando el país empezará a ver las consecuencias.

¿Qué hacer?

Lo principal que debe trabajar el país es en educación, asegura sin dudar el especialista ante la pregunta de qué hacer para atender a los afectados y prevenir a otros.

El doctor Ferreras señala que después que el daño está hecho a esa persona lo que hay que colocarles es prótesis auditivas, pero que para prevenir hay que poner en marcha campañas serias de conciencia en la población y tratar de establecer algunos controles con los fabricantes para que los equipos tengan determinada capacidad de ruido y reglamentar para que los audífonos no lleguen a nivel excesivos de ruidos.

Reconoce que romper con esa moda entre los jóvenes es difícil porque están envueltos en ese mundo, pero que la familia debe trabajar al respecto, porque entre los especialistas de la otorrinolaringología hay esa preocupación tanto de manera individual como en la misma sociedad médica que los agrupa.

Campaña

Recordó una campaña realizada años atrás por la Sociedad Dominicana de Otorrinolaringología de conciencia entorno al ruido, que llevó a su directiva, a la cual pertenecía, a acercarse a estadios de béisbol para hablar con los dirigentes de las ligas a fin de que redujeran los niveles de la cantidad de ruidos que se hacían con diferentes tipos de instrumentos y bocinas en el play mientras las personas disfrutaban del partido.

SENADO
Fue el 20 de marzo de 2019

Legislación. El Senado aprobó, en primera lectura, el proyecto que modifica la ley 287-04 sobre Prevención, Supervisión y Limitación de Ruidos Nocivos y Molestos que producen contaminación.