Los cinco hijos y el esposo de la dominicana Damaris Rodríguez, de 43 años de edad, quien sufría de problemas mentales y murió desnuda a causa de cetoacidosis (sed insaciable) en la cárcel del suburbio Des Moines en el estado de Washington, interpuso una demanda millonaria por torturas, muerte negligente y violación a sus derechos civiles.