Ileana Martínez del Valle tenía 12 años cuando, a días de la trágica muerte del pelotero boricua, logró algo inusual: que Clemente posara para una fotografía mostrando una sonrisaUn día de diciembre de 1972, una pizpireta adolescente se acercó, a instancias de su madre, al reconocido jugador de los Pirates de Pittsburgh, Roberto Clemente, para pedirle una fotografía durante una actividad de recaudación de fondos en un parque.