Laru Sanson -una joven Tucumana- quiso hace una sesión de fotos con la mascota de un amigo, una perra de raza ovejero alemán llamada Kenai. Todo transcurría bien, y parecía una tierna escena de una tarde de verano al borde de una pileta, hasta que de repente, Kenai, seguramente viéndose amenazada por el abrazo de la joven, la mordió salvajemente. Laru fue asistida rápidamente, pero como consecuencia de las heridas recibidas en pleno rostro, tuvo que recibir más de veinte puntos de sutura.

El brutal incidente quedó registrado en un secuencia de imágenes, y desde su usuario de Twitter la joven se encargó de compartirlo en las redes con el siguiente mensaje: “Sesión de fotos con Kenai sale mal”

En las dos primeras imágenes que compartió se la ve sonriente junto a la ovejera de su amigo.

La primera foto de la secuencia
La primera foto de la secuencia
La segunda foto. Hasta ahí, todo bien.
La segunda foto. Hasta ahí, todo bien.

Pero la que mostró a continuación impresiona: Kenai abre la boca y la muerde ferozmente.

El momento exacto del ataque.
El momento exacto del ataque.

En la última, Lara muestra cómo quedó la herida después de pasar por la guardia médica dónde debió ser asistida.

Las heridas de Laru. En el otro pómulo también recibió una mordida.
Las heridas de Laru. En el otro pómulo también recibió una mordida.

La potente mordida de Kenai lastimó seriamente a la chica en el labio, la ceja y ambos pómulos. A pesar de las heridas, la tucumana se tomó con el accidente con humor. “Una nueva cicatriz”, comentó en las redes.

En menos de un día la publicación superó los 200 mil likes y recibió miles de comentarios. Varios de los usuarios preguntaron si era la primera vez que le sucedía algo así, y qué iba hacer con Kenai luego de este hecho. Ante la cantidad de preguntas en redes, Laru se encargó de aclarar que “no sacrificaron al perro gente, tranquilos”. Y, ante un comentario acerca del desconocimiento que el animal le demostró, respondió: “Claramente no es mi perro”.

La aclaración sobre el destino de Kenai.
La aclaración sobre el destino de Kenai.

En otra entrega de humor aprovechó para compartir el video de su amiga Pau, en el que le pasa algo similar. “Momento épico para recordar “, dijo. Play

Ante la viralización de las imágenes, diversos usuarios se sintieron identificados con lo que le sucedió a Lara y se encargaron de subir sus anécdotas con sus mascotas que tampoco terminaron bien.

Delfi Battaglia dice “yo también le estaba dando besitos y pasaron cosas”. En cambio María José destacó que “darle besitos a mi perro sale mal”.

Uno de los mensajes que recibió Lara sobre ataques de perros.
Uno de los mensajes que recibió Lara sobre ataques de perros.
Otra de las malas experiencias que le enviaron a Laru.
Otra de las malas experiencias que le enviaron a Laru.

Laru les respondió preguntando cómo les había quedado la cicatriz, y le recomendaron que se la cuide del sol.

Por último, quien apareció en las redes como el verdadero dueño del perro, Lucas Bumbacher, tuiteó una simpática foto de Kenai, y con cierto humor negro, escribió: “Por 100 pesos les hago una sesión de fotos con kenai (Requisito: tener obra social)”.

El posteo de Lucas, el verdadero dueño de Kenai.
El posteo de Lucas, el verdadero dueño de Kenai.